Monday, October 29, 2007

El Primer Beso

Besar...besar por primera vez.

La idea rondaba por mi mente desde hacía mucho tiempo atrás, y es que a los 16 años muchas cosas pelean por ser portadas en la mente. Yo no había tenido enamorada hasta el momento (no se como se diga en tu lugar, en Perú los que andan de la mano, se besan, y se dicen que se quieren y guardan fiedelidad, se les dice enamorados), pero si me había ilusionado mas de una vez con alguna que otra chica. La verdad me enamoraba cada media hora de alguien diferente, pero si para el amor no hay edad, seguramente tampoco hay cronómetro.

Yo era uno de esos chicos que pasaba el día oyendo música romántica (Air Supply, Elthon John y compañia) imaginándome que encontraba el amor de mi vida, que paseábamos por Barranco o Miraflores (si vienen a Lima, tienen que pasear por esos lugares) y bueno, mis sentimientos eran de lo mas puros e inocentes.

Cierto día, en mi comunidad realizaron una jornada sobre el enamoramiento. El tema me obligo a ser asistente de aquellas ponencias, sobre todo por que sospeche que en algún momento del día harían algun ejercicio para el cual debía formarse parejas, y que esa podría ser mi oportunidad! Mis sospechas fueron vanas, no hubo nada de eso, solo una laaaarga mañana con gente que hablaba de la importancia de el amor.

Entre los asietentes había una chica bastante mas alta que yo, con una mirada de esas que te hacen olvidarte de cuanto haya alrededor de sus ojos, y con una voz sumamente tierna. Se llamaba Mary.

Uno de los tipos mas galanes de lugar la detectó cual radar, y no se le despego ni por un momento. Yo, vencido sin haber intentado cosa alguna, me retraí como era mi costumbre, y me senté a solas con mi guitarra en un patio contiguo.

Cerré los ojos para imaginar cualquier momento bueno, cualquier lugar bonito en el que podría estar. Los abrí para descubrir que Mary estaba a mi costado.

"Ese chico de Chompa negra no se me despega por un instante, vine aquí escapando de el. Como te llamas?"

La charla duró poco, nos estaban llamando para la siguiente parte del tema.

Al culminar la Jornada nos juntamos en medio del tumlto que abandonaba el salón y retrasamos la velocidad de nuestros pasos. Nos quedamos solos.

Sentados en una de las bancas del colegio parroquial, ella me miro muy fijamente, tanto que me dio un poco de miedo. La miré vencido y le dije lo único que me pasaba por la mente:

"Jamás había estado en una situación como esta... que debo hacer?"

Creo que mi franqueza la enternecio mucho. Ella acerco su rostro al mio para susurrarme en el oído: "abrázame"

Lo que sucedió a continuación es demasiado complicado de describir. Simplemente nuestros labios se buscaron, y no se detuvieron hasta hallarse mutuamente, y abrazarse hullendo del frío de aquél invierno.

Salimos de alli tomados de la mano. Era increíble, por fin tenía alguien a quien amar.

A la semana siguiente nos vimos de nuevo, y le conte las mil cosas que habia planeado para hacer ese día: "podemos ir al cine, o a pasear, o lo que tu quieras, te gusta el teatro? ...."

Ella me miro con pena, y me dijo lo que jamás nadie que estrena felicidad quiere oír. Me dijo que todo había sido muy repentino, que aquello nunca debió pasar, que lamentaba si me había ilusionado, que esperaba que alguna vez lo pudiera olvidar todo. Yo no podía creer lo que oía.

Una vez que ella se fue me dirigí a la banca donde todo había ocurido hacia una semana tan solo, para convencerme que alli no había nadie mas que yo y mi corazón roto.

Hace algunos años volvi por curiosidad a buscar aquella banca para dar con que la había removid en una de las tantes remodelaciones del colegio parroquial. No se porque me dió por tararear la última estrofa de "Y nos dieron las diez" de Joaquín Sabina:

no había nadie detrás
de la barra del otro verano.
y en lugar de tu bar
me encontré una sucursal del banco hispano americano,
tu memoria vengué
a pedradas contra los cristales,
-"se que no lo soñé"-
protestaba mientras me esposaban los municipales
en mi declaración
alegué que llevaba tres copas
y empecé esta canción
en el cuarto donde aquella vez...

donde aquella vez un soñador cumplió su sueño... y una semana mas tarde, despertó, como cuando uno se despierta de golpe y se pregunta si durmió algo.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home